Marrakech en 3 días: una explosión de olores, colores y sabores.

Marrakech, un destino soñado por muchos, y que algunos sin ni si quiera conocer, debido a prejuicios o falsas creencias, se atreven a «desrecomendar». Antes de nada, si tienes dudas sobre si ir o no, mi recomendación es: ve, no lo dudes, conócelo. Eso sí, ve con la mentalidad abierta. Aquello es muy diferente a lo que estamos acostumbrados, y créeme, es apasionante! Sin más dilación, aquí van los mejores tips para disfrutar Marrakech en 3 días.

Llegada al aeropuerto Marrakech-Menara.

Primero de todo, déjame comentarte que cuando llegues al aeropuerto, lo más probable es que te encuentres un verdadero pelotón de gente, que al igual que tú, acaba de aterrizar en Marrakech-Menara. Pues bien, ármate de paciencia porque vas a tener al menos 2 horas de espera hasta que uno de los policías del control de pasaportes, te revise el tuyo y te permita el acceso. Sólo en casos excepcionales, te permiten acceder por un carril diferente y te eximen de semejante espera; aquí te contamos más sobre esto.

Donde cambiar moneda en Marrakech

Para simplificar y traducir precios mentalmente, tendremos que pensar que 10 dirhams equivalen a 1 euro.

Hay multitud de lugares donde cambiar moneda, pero el lugar donde mejor cambio encontrarás es el Hotel Alí, junto a la plaza Jemaa el Fna. Allí logramos el cambio de 10.729 dh por cada 1€.

El hotel Alí es además el punto de encuentro del tour gratuito del que te hablamos a continuación. 

Día 1 en Marrakech

Para una primera toma de contacto y si no quieres perderte por el zoco, recomendamos hacer un Tour a pie gratis durante la mañana del primer día. Normalmente somos de verlo todo por libre, pero en este caso, mi hermana, que había estado meses atrás, me aseguró que valía muchísimo la pena hacer el free tour con Civitatis. Por lo que sin dudarlo reservé para ir durante la mañana del primer día. Reserva aquí tu plaza cuanto antes, porque son limitadas y en fechas señaladas se agotan. Y es gratis!

Aquí te contamos nuestra anécdota de aquél día, la cual en el primer momento nos fastidió mucho, pero luego supimos sacarnos las castañas del fuego.

Este free tour te irá de maravilla para ubicarte. Además te llevarán a dos lugares imprescindibles: las Tumbas Saadies y el Palacio Bahia, así como un importante recorrido por los zocos. Al final del mismo, cada uno deja la propina que considere oportuna. Recomiendan unos 50 dh, que vienen a ser unos 5€. 

 Palacio Bahia Marrakech

Por la tarde, adéntrate en la plaza Jemaa el Fna y con tiempo suficiente, sube a una de sus terrazas a tomar posición y degustar un rico té a la menta mientras esperas la puesta del sol. Este aterdecer fue uno de los más especiales de nuestra vida, por lo diferente del lugar. Lo habíamos soñado durante tanto tiempo! Nosotros estuvimos en una que se llama Aqua, y nos resultó un lugar muy agradable porque las vistas eran privilegiadas y no había la aglomeración de gente que se apreciaba en otras terrazas, seguramente recomendadas por algunas guías. Aquí dos tés nos costaron 30 dh.

Puesta de sol en Jenaa el Fna

Cuando ya anocheció, dimos otro paseíto para hacer tiempo y presenciamos algo que nos impactó mucho. Aprovecho para decir algo muy importante: tened muchísimo cuidado con las motos!!! Conducen con temeridad por cualquier calle del zoco, por más cantidad de gente que vaya caminando. Debes ir apartándote todo el rato en cuanto oyes el ruido de una moto si no quieres arriesgarte a que te golpeen. Dicho esto, y volviendo a lo que estaba contando,presenciamos un atropello a un niño, que por suerte no tuvo graves consecuencias, pero creedme que fue muy desagradable. Por ello, extremad las precauciones y no os despistéis con la cámara o el móvil. Ante todo la seguridad.

Después de un rato, cuando se nos pasó el mal trago, nos dirigimos a cenar en el restaurante Oscar Progress, muy cerca del hotel Alí. Nos lo habían recomendado, y estuvo bastante bien. Cenamos cus-cus de verduras y brochetas de cordero por tan solo 80 dh (siempre pongo el precio para 2 personas).

Día 2 en «otro mundo»

Y es que como habrás podido comprobar, es todo tan diferente, que parece que estás en otro mundo.

Este día era el cumpleaños de Clemen, y lo íbamos a celebrar por todo lo alto!

royal mansour marrakech

Nos arreglamos y cogimos directamente un taxi hacia la Mamounia. Es uno de los hoteles más lujosos de Marrakech, y se puede visitar de forma gratuita aunque no estés alojado allí entre las 11:30 y las 16 h.

Después fuimos caminando hacia el centro, en un agradable paseo entre los jardines Lalla Hasna pasando por delante de la Koutoubia y adentrándonos de nuevo en el zoco, en busca del restaurante que había escogido para la celebración de este día tan especial: Dar Cherifa. Decir que el lugar nos pareció super bonito, único y acogedor, pero la comida no nos sorprendió, es más, me sabe maldecirlo pero nos decepcionó un poquito. Este fue el día que más nos gastamos en la comida, fueron exactamente 470 dh.

Al salir de allí, nos dirigimos a la Medersa Ben Youssef, que habíamos leído es uno de los lugares más bonitos que se pueden visitar en Marrakech. Al llegar allí, constatamos con sorpresa, que uno de los chicos que nos había dicho que estaba cerrada, no nos había mentido!

Aquí va otro tip importante: te digan lo que te digan los chicos que van por la calle con supuesta intención de ayudarte, no hagas mucho caso. Te dirán que la sinagoga está cerrada, o que la plaza de las especias está en una u otra dirección, pero tú ve a tu bola, solo di gracias o «sucran» y ve a donde tengas intención de ir. Ellos intentarán cambiar tu ruta para dirigirte a los comercios que les dan una comisión solo por llevarte.

Pues sí, para nuestra decepción, la Medersa estaba cerrada por obras. Esto fue en noviembre de 2018. Ojalá cuando tú vayas tengas oportunidad de verla! Nosotros ya tenemos una excusa para volver!!

enjoydabyday en la mamounia

Un día en Marrakech puede resultar agotador. Son muchos estímulos por todas partes y a cualquier hora. Estábamos muy cansados, por lo que después de pasear por la plaza de las Especias, otro imprescindible, emprendimos el camino de vuelta hacia nuestro Riad. Estaba dentro de la Medina, pero un poco alejado de la zona más turística. Algo que nos encantó, porque así pudimos conocer una zona más auténtica, un barrio habitado por locales y con unas tiendecitas de barrio muy sencillas.

Hicimos una parada para tomar un té verde a la menta, en un puesto pensado para gente local y que nos resultó de los más pintoresco, sin saber que iba a ser el mejor té de nuestro viaje. El más sabroso sin duda!!! Nos cobraron 10 dh, y por supuesto les dimos otro tanto de propina, aún sabiendo que a uno de sus vecinos no les hubiesen cobrado más de 2 por el mismo té.

Después de una hora de descanso en nuestro Riad, salimos a cenar algo. Y esta vez no nos apetecía alejarnos del barrio, por lo que también cenamos en un puesto en donde solo habían locales. Había un cartel con letras árabes y ponía 2,5. Le preguntamos al chico que estaba en la calle cocinando los pinchos en la parrilla y nos dijo que 6 pinchos costaban 30 dh. Enseguida comprendí que un local pagaría 15 dh por esos 6 pinchos, y a los turistas le pedían el doble. Pedimos una ración para probar: nos sacaron los pinchos muy ricos, un platito con tomatito rallado, otro con cebolla picada y pan. Nos lo comimos tan a gusto, que pedimos otra ración, y luego la tercera y última. Nos costó 90 dh, el doble que a cualquiera de ellos, pero no nos importó, porque aún así sigue siendo muy barato. Tip importante: revisa siempre el cambio cuando pagues algo. Pagamos con un billete de 200 dh y nos devolvieron uno de 100. La moneda de 10 se la autopropinaron ellos, jajaja! Ninguna importancia en este caso. Pero en la entrada a las Tumbas Saadies, dimos un billete de 200, nos tenían que devolver 60 dh, y pretendía el señor de la taquilla no devolvernos nada! Hay que estar siempre al loro!

Día 3 en la ciudad mágica

Tercer día que amanecíamos en Marrakech. Como cada mañana, en el patio de nuestro Riad, tomábamos el desayuno que nuestros anfitriones preparaban con cariño. Se agradece mucho estar en un Riad en el que reine la calma y la tranquilidad, y en este la encontramos. Dejamos nuestro equipaje preparado en el Riad, y a las 14 h habíamos quedado con Azeddine, el dueño, para recogerlo.

Se podría decir que ya habíamos visto «todo», pero teníamos toda la mañana disponible, ya que nuestro avión salía alas 19 h y recomiendan estar en el aeropuerto unas 3 horas antes de la salida.

dar tazi terraza marrakech

Queríamos encontrar una terraza con vistas panorámicas para poder avistar el impresionante Atlas, y nos recomendaron la terraza de la Maison de la Photographie. Al llegar allí vimos que había que pagar una entrada de 40 mad, no dejaban ir solo a la cafetería sin tener que pagar la entrada, por lo que subimos a una terraza muy chula, que está justo al lado y se llama Dar Tazi y con ese dinero nos tomamos un té con dulces típicos. Para nuestra decepción, el Atlas estaba totalmente cubierto de nubes y no pudimos verlo. Así que ya tenemos otro motivo para volver!

Después llegamos hasta la plaza principal, tratando de ir por calles diferentes que todavía no habíamos recorrido, y cuando se hizo la hora de comer, fuimos a otro restaurante super barato y en el que no se come nada mal; menú completo 55 dh por persona. Se llama Toubkal y está en la plaza Jemaa el Fna. 

Información importante: fin de viaje

Importante: debes imprimir las tarjetas de embarque de tu vuelo de vuelta. Si ya lo has hecho en tu lugar de origen, perfecto, y si no se lo puedes pedir como un favor a quien te atienda en tu hotel o Riad.

Lleves o no equipaje facturado, tendrás que pasar por el mostrador de facturación para que te cuñen esa tarjeta de embarque. Esto es así porque, pese a las gigantes y modernas infraestructuras del aeropuerto de Medina, no tienen lector de código de barras para verificar tu billete y lo hacen manualmente.

Decíamos lo de llegar al aeropuerto 3 horas antes porque para salir también se forman unas colas muy importantes en el control de equipajes primero y en el de pasaportes a continuación. Además de la cola en la entrada al propio aeropuerto y en el mostrador de facturación.

palacio bahia enjoydaybyday

Y hasta aquí nuestra escapada a Marrakech en 3 días, la cual nos dejó muy buen sabor de boca y muchas ganas de seguir conociendo este mágico país. Nos estamos planteando hacer próximamente un road trip por Marruecos, así que os agradecemos mucho cualquier recomendación o sugerencia!! Un abrazo!

4 respuesta a “Marrakech en 3 días: una explosión de olores, colores y sabores.”

  1. Hola, muchas gracias por los consejos nosotros vamos en breve del 17 al 21 de diciembre, también vamos hacer el tour el primer día para tomar contacto con la ciudad, después por nuestra cuenta, nos alojamos en Hivernage, ya tengo ganas de que llegue, y a disfrutar de Marrakech. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.