Hotel Hierba Luisa, Alarcón

Enclavado en el pintoresco pueblo de Alarcón, se encuentra este coqueto hotel rural, en el que nada más traspasar su umbral, te sentirás como en casa. Y es que sus propietarios, José Luis y Luisa, te recibirán personalmente y te tratarán como a uno más de su familia.

El hotel Hierba Luisa, un hotel con encanto seleccionado por el Club de Calidad Ruralka, se emplaza en una antigua casa de pueblo de dos plantas, la cual se reconstruyó totalmente, manteniendo el encanto de su fachada original de piedra. Dispone de 6 habitaciones dobles, cada una con el nombre de una infusión y única en cuanto a decoración. Todas disponen de baño en suite y son nuevas, ofreciendo al huésped la mayor comodidad y confort sin perder el encanto que aportan algunos toques de decoración con elementos restaurados. Por supuesto está a disposición del huésped el acogedor salón-comedor, decorado con mucho gusto con elementos muy originales como una composición creada con libros antiguos o una pared cubierta con piedra de cantera al natural. Nosotros fuimos a principio del otoño, pero debe ser un auténtico lujo relajarse frente a su chimenea durante los meses más fríos.

A veces no somos conscientes de los tesoros que tenemos a tan solo una o dos horas en coche desde casa y Alarcón es uno de esos tesoros escondidos del cual no habíamos oído hablar hasta el momento. Para nosotros fue un placer poder recibir el otoño en este bonito rincón de la provincia de Cuenca, y es una escapada que recomendamos muchísimo a todo el mundo, por lo diferente del lugar, ya que es un pueblo medieval perfectamente conservado, y por la posibilidad de entrar en contacto con la naturaleza, cosa que a nosotros nos encanta.

alarcon cuenca

Durante nuestra estancia disfrutamos de una desconexión total, gracias a las atenciones de José Luis y Luisa, quienes cada mañana nos sirvieron un desayuno delicioso con jamón y embutidos ibéricos y quesito del bueno, zumo de naranja natural, y mermeladas y bizcochos caseros hechos por Luisa. A la noche también ofrecen a sus huéspedes la posibilidad de cenar sin salir del hotel, y te preparan con cariño una cena sencilla pero deliciosa. Nosotros decidimos por comodidad quedarnos una de las noches, y pudimos saborear una sopa de cocido y una crema de calabacín riquísimas (Luisa es una excelente cocinera, y el cariño es su ingrediente secreto) y degustar el famoso lomo de Orza en salsa de perdiz con pan recién horneado.

Nos contaba Luisa con gran ilusión como había cumplido su deseo de tener su propio hotel en un entorno en el que ella es feliz, recibiendo huéspedes que en muchas ocasiones se convierten en amigos. Hoy en día es difícil encontrar un trato, no solo amable, sino afectuoso, y eso es justo lo que encontramos en el hotel Hierba Luisa y que ligado a lo maravilloso del entorno, nos hace decir lo siguiente: volveremos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.